Bronquiolitis, en primera persona

¡Hola amigos!

Esto de la maternidad/paternidad es muy duro, sobre todo cuando a tu pequeña le diagnostican una bronquiolitis con apenas unos meses de edad.

Como profesional sanitario, he dado, por lo menos, un millón de consejos de cómo abordar la patología y las recomendaciones higiénico-dietéticas necesarias a los papás para hacer frente a esta enfermedad.

Y encima, teniendo tres criaturas, y habiendo tenido las dos primeras unos cuantos episodios de bronquiolitis tenía que estar ya curado de espanto… pero no.

Ahora, mi pequeña, con apenas tres mesecitos, está sufriendo una, quizá contagiada por una mala tos de sus hermanas (seguro) o por su bendita manía de meterle un dedo hasta el garganchón mientras le dicen “ajo”. El caso es que la peque está pasando unos días apurados y, nosotros, también.

He leído y releído varios artículos científicos y revisiones sobre dicha enfermedad para concienciarme e intentar concienciaros sobre la misma, para así establecer una serie de recomendaciones hacia vosotros, papás, de cómo abordar la enfermedad.

Lo primero que os diré, es que la bronquiolitis, es una  infección respiratoria vírica que afecta a niños menores de 24 meses, y que afecta fundamentalmente a los bronquiolos del menor, provocando un aumento de producción de mucosidad, edema y por tanto un proceso obstructivo, que se traduce en una dificultad para respirar. A menudo es frecuente escuchar sibilancias, esos pitiditos tan significativos.

La flemas que aparecen en el bebé pueden ser  de varios tipos: transparentes, de color blanco, amarillo o verdoso. Es importante saber que la coloración de la mucosidad (sobre todo la verdosa) no implica que haya una infección bacteriana susceptible de implantar tratamiento con antibiótico, simplemente es que los leucocitos presentes en el moco liberan una enzima, la peroxidasa, que contribuye a procesos de cambio en la coloración del mismo.

Aunque no quiero ahondar en los patógenos causantes de la bronquiolitis, el principal responsable (entre otros) de la misma es el virus respiratorio sincitial, con un 75% de los casos.

Una de las guías más completas que he encontrado, es la de Sociedad Española de Urgencias Pediátricas, que ha elaborado una guía de recomendación, entre otras muchas, sobre la bronquiolitis. En este documento, también nos habla de las dificultades de establecer unas recomendaciones y tratamientos consensuados entre todos los centros de atención, ya sea primaria u hospitalaria, para el abordaje de la enfermedad, sobre todo en lo relativo al procedimiento de actuación de los padres.

 Os voy a resaltar una cosa: los síntomas de la bronquiolitis pueden persistir hasta 4 semanas. Y que no hay un tratamiento específico de la bronquiolitis. Todo tratamiento que se instaura es sintomático. Así que paciencia. Lo más importante es que sigáis estas pautas:

  • Lavados nasales con suero fisiológico frecuentes, y, preferiblemente, antes de comer. Es normal que nos pueda vomitar a causa del moco ingerido.
  • Las tomas de alimento deben ser en menor cantidad y más frecuentes para evitar que el niño se fatigue. También le ofreceremos agua, aunque no cubra ninguna necesidad nutricional.
  • Debemos incorporar al bebé para facilitar que respire mejor.
  • Por favor, no fumar delante de él. Hay que evitar los ambientes con humo.

¿Cuándo debemos acudir a urgencias? Obviamente, dependiendo de la edad del bebé y de la evolución de la patología, se han establecido una serie de criterios para la consulta al servicio de urgencias:

  • Si presenta un mal estado general, irritable, adormilado
  • Si se encuentra amoratado o pálido.
  • Si el bebé se fatiga mucho con las tomas o no come.
  • Si cada vez le cuesta más respirar: respira más deprisa, existe un tiraje en la piel al respirar y se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen al respirar, se le hunde el pecho o deja de respirar durante unos segundos.

Bronquiolitis

 Bueno, espero que, como a mí, os sirva para cuidar lo mejor posible a vuestro bebé y ayudarlo a sobrellevar esta patología, que creo que a todos nos viene bien una ayudita de vez en cuando.

 ¿Te ha gustado? En breve, más…

Síguenos en Facebook.

Anuncios

Un comentario sobre “Bronquiolitis, en primera persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s